Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Guía del opositor a Archivos, Bibliotecas y Museos

Cabecera de la sección: Oferta de Empleo Público

 

Publicación de convocatorias


   Las administraciones tienen la obligación de publicitar la información necesaria para dar a conocer las convocatorias de oposiciones. La persona interesada en opositar debe estar atenta a los diferentes boletines o lugares de posibles publicaciones para conocer la existencia de estos procesos administrativos.

   Todo comienza con la publicación de las ofertas de empleo público en los diferentes boletines oficiales, tanto si son estatales, de comunidades autónomas o municipales. En este documento público se expresa el número y el tipo de plazas que se necesitan cubrir. En la actualidad existen editoriales, páginas web y aplicaciones relacionadas con este ámbito que están al tanto de las citadas publicaciones y donde es fácil encontrar este tipo de información y que avisan de las convocatorias de nuevas plazas a través de boletines o newsletters a las que los usuarios pueden suscribirse para mantenerse informados de cualquier novedad.

   Una vez publicada la convocatoria, es importante leerla detenidamente. Lo primero es saber si se ajusta al perfil de la persona interesada, ya que hay grandes diferencias entre las demandas exigidas para bibliotecas, archivos y museos y es conveniente saber cuál es más apropiada teniendo en cuenta la formación personal y los propios intereses.

   En las bases de la convocatoria se detallan el número de plazas, los requisitos que deben cumplir los aspirantes, los plazos a los que deben atenerse a la hora de iniciar el proceso administrativo, las diferentes fases de evaluación y las materias sobre las que versará el temario, además de los méritos a tener en cuenta, el sistema de puntuación, quiénes serán los miembros del tribunal calificador, etc.

   Concluido el plazo de presentación de solicitudes, se publicarán las listas de aspirantes admitidos y excluidos, junto con la causa de exclusión, abriéndose un nuevo plazo para que los interesados puedan subsanar los posibles errores. Una de las causas de exclusión más habituales es la presentación fuera del plazo límite. Se puede reclamar, alegar o aportar méritos, pero no modificar lo ya expuesto en la solicitud.

 

 

Clases de empleados al servicio de la Administración


   Existen cuatro tipos de trabajadores al servicio de la Administración Pública: funcionarios de carrera, funcionarios interinos, personal laboral y personal eventual.

  • Funcionarios de carrera: están vinculados a una Administración Pública por una relación estatutaria regulada por el Derecho Administrativo para el desempeño de servicios profesionales retribuidos de carácter permanente. El ejercicio de las funciones que impliquen la participación en el ejercicio de las potestades públicas o la salvaguardia de los intereses generales del Estado y de las Administraciones Públicas, corresponden exclusivamente a los funcionarios públicos.

 Grupo A : personas que, en posesión de un título universitario de Grado o equivalente, realizan un examen que se vincula con la categoría A1 y A2.

 Grupo B : Se exige tener un título de Técnico o superior.

 Grupo C : Se divide en dos subgrupos, C1 y C2. Para el primero se exige el título de bachiller o técnico, para el segundo el título de graduado en Educación Secundaria Obligatoria.

 

  • Funcionarios interinos: Son aquellos que ocupan una plaza de funcionario por tiempo limitado para desempeñar las competencias propias de un funcionario de carrera. Se les nombra cuando existen plazas vacantes sin ocupar por funcionarios de carrera, sustitución por tiempo limitado de los titulares, ejecución de proyectos de carácter temporal y exceso o acumulación de tareas.

   La selección de los mismos debe realizarse mediante procedimientos ágiles que respetarán los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. Su cese se producirá cuando finalice la causa que dio lugar a su nombramiento. Las plazas vacantes desempeñadas por ellos deberán incluirse en la oferta de empleo correspondiente al ejercicio en que se produce su nombramiento y, si no fuera posible, en la siguiente, salvo que se decida su amortización. También les será aplicable, en cuanto sea adecuado a la naturaleza de su condición, el régimen general de los funcionarios de carrera.

   El personal interino cuya designación sea consecuencia de la ejecución de programas de carácter temporal o del exceso o acumulación de tareas por un tiempo determinado, podrá prestar los servicios que se le encomienden en la unidad administrativa en la que se produzca su nombramiento, o en otras unidades administrativas donde desempeñe funciones análogas, siempre que dichas unidades participen en el ámbito de aplicación del citado programa de carácter temporal, o estén afectadas por la mencionada acumulación de tareas.

 

  • Personal laboral: Aquellas personas que con un contrato de trabajo formalizado por escrito presta servicios retribuidos por las Administraciones Públicas. Las leyes de Función Pública establecerán los criterios para la determinación de los puestos de trabajo que pueden ser desempeñados por el personal laboral.

 

  • Personal eventual: son aquellas personas que, en virtud de nombramiento y con carácter no permanente, solo realizan funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial. Las leyes de Función Pública determinarán los órganos de gobierno de las Administraciones Públicas que podrán disponer de este tipo de personal. El nombramiento y cese serán libres, la condición de personal eventual no podrá constituir mérito para el acceso a la Función Pública, o para la promoción interna, y a este tipo de personal le será aplicable el régimen general de los funcionarios de carrera.

   En el Real Decreto Legislativo 5/2015 de 30 de octubre, vienen recogidos todos los derechos y deberes de los empleados como también sus características.

 

 

El proceso selectivo


Fase de oposición

   En esta fase se desarrollarán aquellos conocimientos correspondientes al cuerpo que hayamos elegido entre Bibliotecas, Archivos o Museos. La prueba puede constar de diferentes partes escritas, orales o prácticas. Se desarrollan distintos tipos de examen según el grupo al que queramos acceder. Las pruebas constan de sucesivas fases como test, tema a desarrollar elegido al azar entre todos los temas de la oposición, una fase práctica con pruebas de catalogación o de ordenación de expedientes y la prueba de nivel de idiomas.

 

Fase de concurso

   Una vez realizadas las pruebas, en algunos procesos existe una fase de concurso donde se tienen en cuenta la formación y experiencia laboral de los aspirantes a la plaza. En la formación se valorarán los estudios de Grado y equivalentes relacionados con el puesto a ocupar, los cursos especializados en la materia (sobre todo los que estén certificados por la administración pública), los proyectos de innovación o de investigación desarrollados en el centro de trabajo, la publicación de artículos o libros y el nivel de idiomas. En la experiencia laboral se valorará el hecho de haber trabajado en puestos con características y responsabilidades similares a la plaza a ocupar, o si fuera el caso, la experiencia previa del mismo puesto al que se opta.

 

Provisión de plazas

   Después de la fase de oposición con sus correspondientes exámenes y de la fase de valoración de méritos, tanto formativos como de experiencia laboral, se elabora un listado con las notas de los aspirantes a la plaza. En los casos en que hay una fase de concurso, esta nota se elabora con la suma de los porcentajes asignados a cada fase. La lista resultante con las notas definitivas y el consiguiente orden de los aspirantes se publicará en los tablones de las correspondientes administraciones públicas y en la página web de la administración convocante. Existe un periodo de reclamación posterior a la publicación de las notas y el orden propuesto de aspirantes, tras este trámite, se publican las listas definitivas en el boletín correspondiente con los nuevos funcionarios y la plaza a ocupar.

 

 

Créditos: Elaborado por el Servicio de Información Bibliográfica de la Biblioteca Nacional de España.